miércoles, 1 de febrero de 2017






Y  Y sin embargo, lo que más adoro de un árbol son las raíces: Aunque viven debajo de la tierra son poderosas: El modo en que se aferran a la vida; la belleza de sus venas, el torrente de caricias que liberan constantemente; la pasión de ellas al entrecruzarse, igual que los amantes más deseosos. Un perfecto acto de la naturaleza, son los brazos de hércules. Una diosa hambrienta de la tierra.

No quedan más que las sombras de los pájaros debajo del árbol, Con sus débiles alas desplegadas, con sus picos cerrados… No quedan ...