jueves, 8 de octubre de 2015

El tic tac provoca eso



Desde hace siempre me deshago para tener-te igual que como cuando yo duermo y me hallo cómoda y relativamente junto al tiempo yo me acomodo en tu cintura con la piel mía; a voces te grité y tú vuelves pero en el silencio perturbador que te provoco en la soledad oscura del deseo.

La travesía

Éramos unos cien muchachos los que emprendimos el viaje aquella mañana de julio, y aunque llegamos a salvo a puerto después de do...