lunes, 24 de marzo de 2014

Veinticuatro de marzo

Nunca habrá una despedida; porque ese mismo bus en el  cual decimos adiós a alguien, será el mismo que tomemos alguna vez, luego alguien nos despedirá con la mano, pero en realidad solo son formas de decir hasta dentro de un rato.

Ayer me soporté bien. Anduve en la madrugada, como cuando una se escapa del cuerpo mientras duerme. Me soporté toda la noche, sopor...