viernes, 28 de marzo de 2014

Retazo escrito en algún momento

La habrían nombrado una perfecta señora a carta cabal; la habrían dotado del mejor regalo con lazos dorados envolviendo todo el paquete, que brillaba igual que una estrella en junio, con un cielo despejado en la oscura profundidad. Alguien dijo: ¿Habrá alguna explicación? Seguramente asintieron con la cabeza, o, quizás, simplemente nada salió de las bocas de aquellos rostros que se encaramaban para observar el lago donde reposaba con serena quietud, ella.

De los casos de la vida

Una rémora parecía, a cada paso que daba, la rémora seguía ahí, viviendo de ella, alimentándose de ella, de sus pertenencias, aho...