viernes, 31 de mayo de 2013

Imágenes





Humea en la cocina cuando el café empieza a tostarse gira y gira la paleta de madera y mis ojos se quedan mirando las manos morenas que no dejan de mover. Se cuela el humo blanco  por la ventana verde de pequeños cristales que permanece ligeramente alzada, se escapa al pequeño huerto dejando el aroma.
Al otro lado de la casa la habitación que duerme los sueños al mediodía, aún refleja los destellos que la luz provoca; entonces el techo se llena de figuras que corren de un lado a otro, juegan. Alguien sale y cava un surco en la tierra, deja unas semillas y las cubre con una sabana para que duerman y crezcan, serán los brotes, los que unos meses después pinten de verde ese pequeño espacio sagrado, amado.
Cada rincón, cada mueble me lleva a una historia; la cristalera de copas ordenadas de mayor a menor tamaño, entre ellas, fotografías de unos rostros infantiles y otros clavados en el pasado, como si nunca se hubieran  atrevido escapar.
La silla de mimbre con el espaldar alzado es igual que un regazo, se mantiene tibia, porque los sueños no terminan de irse, porque es ocupada por todos en una determinada hora del día, o de la noche.
El árbol del huerto huele bien,  está repleto de adornos casi redondos en una tonalidad irisada de amarillos y ocres, los abalorios de frutas se palpan con suavidad y quedan entre mis dedos el aroma. He visto la melaza de esas frutas en botes cuidadosamente tapados, para que no pierdan las propiedades.
Son muchas las veces que me alejo pensando que todo aquello se difumina igual que la paleta diluye en el lienzo las figuras y las matiza. Pero todo se agrupa, y lo mismo que un gigante imán se pega y me devuelve otra vez al mismo sitio.
.



martes, 28 de mayo de 2013

Los días malos




Cierra los ojos y  con la cabeza hundida en la almohada enfoca a la vidriera de  cristal cóncava de múltiples colores. Saliva un hilo desmadejado que cae gota a gota;  aún permanece el bullicio de las voces golpeando en ambas sienes y por eso encoje las piernas deseando ser un ovillo. El roce de las rodillas hace daño y también el corazón cuando se entierra bajo las sábanas de hilo;   algún recuerdo llega y provoca esa sensación de quemazón, de angustia, que se diluye cuando aflora una leve sonrisa de unos labios entreabiertos, agrietados. Un destello desde fuera hace que mire el ventanal en un   ángulo exacto y como un caleidoscopio giran entrelazadas las horas malas.   Un rato al día para que las muñecas de las manos queden libres, y los dedos dibujen desde esa perspectiva  elegantes cisnes en la pared.

sábado, 25 de mayo de 2013

Callado encuentro

En las desiertas horas de la noche,
en la avanzada madrugada,
las voces que antes estuvieron calladas,
ahora resuenan dentro.
Dime porqué ese callado encuentro zumba en los oídos,
Dime porqué se esconden aquellas ¿acaso la luz sea el impedimento?
En las desiertas horas de la noche,
en la avanzada madrugada,
como un ancla se clavan en mi pecho,
no son besos los suyos, son rogativas,
¿Es que acaso llevan el frío por dentro?
¿A dónde fueron cuando partieron?
Me faltan dedos para tenerlas sostenidas,
para que no lloren...
En las desiertas horas de la noche se mecen en mi almohada ,
se mecen las voces, que por unas  horas duermen sin frío.


jueves, 23 de mayo de 2013

Queriéndome



Hace un millón de años que estoy aquí, queriéndome esconder detrás de todos los lugares que no tengan esos bloques de cemento gris. Quiero huir a otro mundo que conserve el aroma de un pastel de carne, o de un bizcocho de limón.
Como cuando observaba un enorme sol regando la huerta de luces, mientras el arrullo del columpio se  alzaba más y más alto y podía ver desde arriba lo diminuto que se hacía el trillique.
Enormes varas erguidas convertían el jardín de un verde oliva que se llenaba de historias, de batallas de guerra, con pasadizos que llevaban al patio donde una limonada aparecía a las cinco de la tarde, en verano.
Sin embargo, hoy me pareció un día como los de hace un millón de años; oloroso, verde, con alguna tímida nube casi transparente, pero con ese sol regando mis pasos descalzos en la arena tibia.
Detrás, feliz,  me seguía ella. No acostumbro girarme para verla, pero hoy, si.

martes, 21 de mayo de 2013

Deseo púrpura

El tugurio habría sus puertas a partir de la madrugada, cuando salían al callejón las almas en busca de un trago, de olvidar. 
Norma para los amigos, pintorreó sus labios y desató un mundo. Los besos que quedaron  fueron tatuajes en cada esquina de su piel.
Había visitado a un yerbatero para que le quitara de golpe  las  lágrimas y al demonio para dejar de ser lo que en el fondo añoró toda su vida.
Permanecía detrás del viejo piano, en el humeante espacio. El aroma que desprendía atraía de un modo  desmedido a los varones esposados, que  la veían como la reina, la dulce  Afrodita  venida de la isla de Citera. Regresaban a sus hogares henchidos de una fugaz felicidad, impregnados de sus secreciones.
El leve movimiento de sus caderas, el insinuante vaivén. El encaje rojo del vestido dejaba entrever un sexo inquieto. Algunos palpaban y ella se dejaba mientras despedía de sus labios espirales de humo en cada bocanada.
Mauro la acompañaba cada noche. Quedaba dormida en su pecho, como una niña.

sábado, 18 de mayo de 2013

En verano

Los cristales dejaban ver la luna y las estrellas. A partir de las ocho sólo hablaban  los susurros que me hacían temblar pensando que vendría aquella gran sombra entrando por el quicio. Cada cual  en su habitación, golpeaba en todas sin éxito. Entre las almidonadas sábanas rogaba al sueño que dejara su mano en mis ojos para dormir. Las lágrimas ayudaban como una capa pesada, dejando a veces el sueño pasar.
Los perros ladraban con secas gargantas y los grillos golpeaban mis oídos que se cubrían entre los almohadones. El pan tostado, el café recién hecho me devolvía la luz que la noche robaba cómplice. La ciénaga limpia como la plata relucía y regresaba mi sonrisa. De día las sábanas volvían a brillar como lamparillas, de noche se movían tenebrosas por los pasillos...

miércoles, 15 de mayo de 2013

lunes, 13 de mayo de 2013

Un domingo cualquiera




Aún humea la taza de hierbas que tengo delante; parecen delgados dedos que se liberan con el vapor. Hace rato que el crepúsculo se quedó. Entró desde que la primera hora careció de matices,  el ronroneo de un gato se oyó, luego hubo más.
No puedo concentrarme durante el día, demasiado bullicio. A la hora del café aún con ese aroma agradable  son demasiadas las voces que hablan juntas, pero cada una va por un camino diferente sin tener en cuenta las paradas. No permanezco en silencio, al contrario, soy el centro de atención por la cantidad de locuciones, por las risotadas desenfrenadas, por la actuación perfecta. En las paredes permanecen hace tiempo unos ojos fotografiados, son jóvenes pero no sonríen porque un grueso marco dorado no quiere. Un paño se desliza suavemente y les quita la máscara de polvo  de la semana, es igual que una caricia, es un beso que lleva pintado la gamuza.
Me hubiera gustado una brisa para contemplar la veleta amarilla y roja que pende del parapeto, es un aeroplano frustrado porque nunca pudo despegar; sin embargo cuando cambia el tiempo la hélice revive y se convierte en un avión de combate.
Mientras me alejo observo la fila de hinojo que sobrevive a pesar de los años; el sabor entra en mi boca igual que los recuerdos.  La madrugada hace que me cubra con un echarpe, mientras observo el pozo marrón que queda después de saborear un té con el triste silencio de mi voz.


domingo, 12 de mayo de 2013

Tajinaste

Un viaje en moto que mereció la pena. En las faldas del Teide los Tajinastes en flor.

viernes, 10 de mayo de 2013

Instinto



La ponzoña te hizo enloquecer. Un aterrador grito  salió fuera. Tu  cuerpo aún conservaba los últimos latidos; bebí el  torrente púrpura en un agitar de piernas que querían huir, esa lucha te unía cada vez más a mí helando el recorrido de tus venas que perdían la tibieza.
Átame, me pedías; lo supe por ese instinto que tengo. Tus pensamientos se quedaron en los míos, se acoplaron y la última lágrima tuya cayó en mi pecho agitado por el deseo y desenfreno.
Ese olor que desprendías llegó de lejos mientras anochecía, llegó y se coló dentro en el frío abismo de la oscuridad que había invadido lo que antes fue  una mortal existencia.
Un hilo de vida se resistía, un último palpitar. Aferrada a tu cuello, ocultando mi rostro demoníaco desgarraba la piel devorando la maraña de redes  donde antes fluía la vida.
Mi enfermedad fue tuya  mis siglos se sucedieron con los tuyos. Lo avieso habitó. La voracidad incontrolada condenó lo infecto.





martes, 7 de mayo de 2013

Azabache

Me dice que si no tengo pa comprarme un peine. Qué artilugio puede penetrar sin quedar atrapado en lo alto de mi cabeza. Desde chiquita mamá se afanaba en peinar mi pelo, pero al final se rendía. El encrespamiento era tal, que mis hermanos vaciaban un vaso de agua y actuaba como una capa impermeable. Ni una gota osaba penetrar en ese mundo enmarañado.
El día de Halowen bastaba con una capa; asustaba tanto que los vecinos accedían de inmediato para el intercambio.
Hasta los catorce años no supe que era adoptada. Mamá mi piel cada día está mas oscura. Ella me decía que era porque me empecinaba en coger demasiado sol en la playa.
Él se mofa de mí y cuando está borracho me recuerda lo de la adopción y el orfanato; me habla de mamá con desprecio. Me pone la diadema de brillantes que quedó en un baúl olvidada por los años, de cuando ella fue Miss Universo. Qué le pasa a la princesa que hoy no sonríe. Mientras me lavo para quitarme sus miasmas, pienso que mañana será el día que le de a probar mi poción.

 Mi aportación para el concurso del certamen de relato corto... del blog: Esta noche te cuento.


Les dejo el enlace:



http://estanochetecuento.blogspot.com.es/

lunes, 6 de mayo de 2013

Café Arábigo



 Las  gotas viscosas resbalan serpenteando el camino. Atraviesan la hondanada desde el ombligo, hasta los pechos acariciando los pezones para caer en  un mimoso desliz en el pozo de sus labios….

domingo, 5 de mayo de 2013

X Aniversario




Cada año una lágrima resbalaba del retrato; mientras, ella, dormía en un panteón.


sábado, 4 de mayo de 2013

Dia soleado

A pesar del ruido. De las transitadas calles. De un mar limpio y calmado. En una terraza con vistas sólo tengo soledad.

miércoles, 1 de mayo de 2013

Invisible





Cada vez me resistía más en desaparecer. No era difícil quedarse largo rato escuchando su melodiosa voz. Me gustaba su nuez. Se movía pendiendo dentro de la piel del cuello según las vibraciones aquel bocado de Adán. Una vez me colé por su cintura, debajo de aquella camisa blanca abotonada al cuello rodeado por una corbata estrecha, que terminaba justo donde mis dedos. Su corazón latía acompasado, siguiendo el ritmo. Y yo pegada a su pecho escuchaba; recorría su espalda dejando un camino de besos galopando libres por la ancha vereda. Una Bossa nova  hacía que me convirtiera en su envoltura, dejando dentro el eco de su dulce voz, las gotas de rocío que caían incesantes desde sus sienes, hasta sus labios, donde beberían los míos.




La travesía

Éramos unos cien muchachos los que emprendimos el viaje aquella mañana de julio, y aunque llegamos a salvo a puerto después de do...