viernes, 27 de enero de 2012

En éste lado de mi otra vida

En éste lado de mi otra vida
En ésta orilla, mi otra mitad.
En éste lado de mi otra vida,
Puedo soñar, puedo sentir aún teniendo muerto el corazón
Puedo ver la otra cara, su otra mitad,
De mi camino al andar, de la música de mis pasos,
Puedo sentir el palpitar, aún teniendo muerto el corazón
En éste lado de mi otra vida
Un azul inmenso me abraza, abrazos de un rorcual
Que en su gigante andar, me mece en el mar.
En éste lado de mi otra vida
Puedo un poema escuchar, y en voz alta recitar,
Que vida hay más de una, y es la otra mitad.

miércoles, 25 de enero de 2012

La siega en Verano

De negrita que era parecía que procediera de otras tierras-Parece Chola, murmuraban los residentes. Su cuerpo flacucho se mostraba salpicado según en qué días, de unas molestas pupas que encontraban alivio gracias a los ungüentos que su madre con cariño, empapaba, y depositaba en su frágil figura, una noche si, otra no.

Carmen fue una niña algo tímida, y pocas veces sonreía. Su pelo negro como la pez, sus piececitos igual de negritos, y entre sus labios, perlas blancas parecían sus dientes; algo enjuta, por la escasez de alimentos de una larga posguerra.

En las tardes de verano se formaba un grupo de criaturas que correteaban de un lado a otro, como si supieran que las horas y los días de juegos infantiles terminarían, y con ellos sus inocentes miradas.

Dando voces se decían unos a otros- ¡la ciega, la ciega en la era!-Acudían en bandadas, como los pajarillos. Los campesinos dispuestos, comenzaban la trilla, tardes calurosas, y cantos de agradecimiento.

Uno a uno formaban una fila, todos querían girar y girar subidos en la plancha de madera que con ayuda de los bueyes, formaba diferentes círculos, triturando el trigo. –¡Yo quiero ser el trillique, yo quiero ser el trillique!, chillaban.

Carmen terminaba sentadita y sonriente, admirando como luego aventaban la paja, y veía caer el bálago, como una lluvia de estrellas brillantes.

De negrita que era parecía que procediera de otras tierras..

domingo, 1 de enero de 2012

El visillo verde

Pasaba la mayor parte del tiempo sola, hilando palabras. La oquedad de sus días, tras el visillo verde.

Llegué a casa,  los gatos dormían y los mirlos se acurrucaban en las ramas del drago, y el algún cardón... Un puntapié, y la puerta ya ...